Ir a Educamadrid

Ir a la página inicial
Comunidad de Madrid
 
 
Información del Centro
Plan de estudios
Departamentos didácticos
Actividades complementarias y extraescolares
Asociaciones de padres y alumnos
Secretaría
Orientación académica y profesional
Tablón de anuncios
Servicios
Materiales didácticos
Mapa del web
Página inicial

EL CINE EN COLOR

Desde sus orígenes el cine buscó los colores. Algunas cintas de Edison y Lumiére fueron coloreadas a la manera de tarjetas postales y retratos. Por 1900, obreras parisinas hábiles y mal pagadas coloreaban con pincel los millares de imágenes que componían los primeros films de fantasía.

Después de 1908, se reemplazaron los pinceles por plantillas. Para lograr un color se confeccionaba un film patrón recortando en un positivo todas las partes que correspondían, por ejemplo, al azul (cielo, agua, etc.) y pintando donde quedaba la plantilla.

En Inglaterra, Smith y Urban crearon, en 1906, el Kinemacolor. Sus películas tenían 32 imágenes por segundo. En la proyección, una imagen sobre dos era coloreada en rojo o en verde por dos pantallas transparentes que giraban delante de uno o dos objetivos.

Pero para reproducir todos los colores naturales se debe utilizar la tricomía (no la bicromía). Ide

a que perfeccionaron los establecimientos Gaoumont.

En los Estados Unidos el éxito del Kinemacolor provocó la competencia del Technicolor. Hacia 1929, la compañía empezó a tirar copias por absorción, sistema por el cual los negativos de un rodaje se positivan sobre tres copias, cada una de un color básico, que a su vez sirven para imprimir la imagen coloreada en una única película virgen. Así se imprimían varios centenares de copias con sólo entintar cada vez la matriz.Con este método y una nueva cámara preparada al efecto, se produjo el primer largometraje realizado por completo en Technicolor tricomático que fue La feria de las vanidades, en 1935. El procedimiento se extendió rápidamente: Blancanieves y los siete enanitos (1937),  Lo que el viento se llevó (1940).

El Technicolor tenía un grave inconveniente en el tamaño de la cámara, que la hacía sólo útil en producciones importantes, pero una gran ventaja en la tirada de copias. Al ser un procedimiento de impresión –en las películas actuales, el color se forma a partir de reacciones químicas- la paleta de colores que podía usarse era muy amplia.

Por otro lado, la alemana Agfa compitiendo con los norteamericanos, inventó la película Agfacolor (Fischer, 1940) que superpone tres emulsiones sensibles al azul-rojo, al azul-verde y al azul-violeta.

Más tarde, vendieron las patentes a Kodak, quienes emprendieron la fabricación de sus películas reversibles de 16 mm llamadas Kodachrome. Después de un largo proceso de perfeccionamiento, salió a la venta (1950) una nueva película  e 35 mm: el Eastmancolor.

Kodak impulsó el procedimiento de rodaje sobre película negativa a partir de la cual, como en las fotos, se obtenían las copias positivas. Eso hizo que los años 50 fueran los de la revolución del color en el cine que coincidió con las primeras emulsiones en color en la televisión; (1954, EEUU).

Otras marcas emplean otros derivados del procedimiento de Fischer para fabricar películas con tres emulsiones separadas o no por filtros aislantes: Gevacolor,  Bélgica; Anscolor ,EEUU; Fuji, Japón; Ferraniacolor, Italia.

En los últimos años, las mejoras han consistido en pasar de unos 20 grados ASA en los años 40 a 250 o más en la actualidad, consiguiendo la ventaja de filmar escenas con mucha menor cantidad de luz.

                                                                                             Cristina M. 1º Bach